Loading...
El síndrome de la super woman

El síndrome de la super woman

Dejar de ser una super woman para ser feliz

Las mujeres en la actualidad están padeciendo un sentimiento de frustración y de culpa por no conseguir la perfección que la sociedad exige de ella.

Al parecer el síndrome de la super woman es el "precio" que la mujer está pagando por su incorporación al mundo laboral. Se espera de ellas que sean personas capaces de sumar miles de responsabilidades, de hacerlo todo bien sin equivocaciones y, además, sin quejas y con una imagen estupenda.

Unas exigencias inalcanzables para cualquiera y que hacen que muchas mujeres se sientan culpables por no cumplir con unas expectativas imposibles de conseguir.

Por desgracia, el resto de la sociedad no ha evolucionado, y no ha encontrado aún el equilibrio para un justo reparto de tareas y responsabilidades en casa. A pesar de que la incorporación de la mujer al mercado de trabajo ha sido un gran logro, la igualdad de sexo a nivel profesional sigue sin ser una realidad. La sociedad sigue exigiendo a la mujer que se convierta en una super woman, es decir, en una profesional que cumpla a la perfección con sus roles tradicionales, sin contar apenas con la colaboración de su pareja y sin ayudas sociales, y sin un mercado laboral que apoye al empresario para que las mujeres puedan ser madres, sin que sea un problema para todos.

¿Cómo dejar de ser una superwoman?

Ante todo, para que tu engranaje funcione, has de ser feliz. Esto es lo principal, una profesional sobrepasada, una madre agotada, una esposa irascible es todo lo que coseguirás ser si no paras un momento y piensas en ti misma. ¿Cómo hacerlo?

  • Sé un poco egoísta. Si no te apetece ir al parque con tus hijos pequeños, no te sientas culpable. Una tarde de tele tampoco hace que tus hijos vayan a ser unos sedentarios.

  • No controles todo lo que hace tu pareja en casa. Si al cocinar no utiliza los utensilios correctos, o si ensucia más de lo normal (aunque lo limpie) déjale hacer. Piensa que lo importante es lo que hace aunque no lo haga de la misma forma que tu.

  • No controles todo lo que hacen tus hijos. Lo mismo aplícalo para los niños de la casa. ¿Cómo van a hacer algo en casa si no les dejas? No pasarán el aspirador tan bien como tu, pero ¿qué más da?

  • Busca momentos para tí y para tu pareja. Los niños van a estar bien con la canguro. No hace falta ir a todos los sitios con ellos. Dedicarse tiempo para la pareja es fundamental. Recuerda, los hijos no son tuyos, se irán de casa. Así que cuida a tu pareja y cuida tu relación.

  • No te sientas culpable por sacar tiempo para tí misma como mujer, sin el cartel de madre, esposa, profesional. Si haces algo para ti misma como ir a la peluquería.

Para dejar de ser una super woman, es cuestión de cambiar de mentalidad. El concepto de que la mujer es la que se encarga de todo en casa y el hombre solo le "ayuda" debería ser reformulado.

Las mujeres no necesitan ayuda. Necesitan a su lado a una persona que se comporte como un compañero, no como un invitado que solo viene a comer, dormir, bañarse y a satisfacer sus necesidades.

El cambio ha de empezar por nuestros propios hogares.

 

Artículos Relacionados